lunes, 2 de mayo de 2011

Fotografía... me


Una mirada. Una mirada robada que yo no quería, que yo no buscaba.

No, lo mío es permanecer entre las sombras; aguardar y disparar en el momento más inesperado, aquel que me transmita una sensación. La sensación que yo quería en esos instantes era un vicio: el segundo vicio más arraigado en el humano. Ansiaba inmortalizar la llama prendiendo las hojas de tabaco, las manos formando un resguardo y un humo invisible que todavía no había comenzado a surgir. El momento de gestación de un vicio, pero robado a escondidas.

A escondidas, ahí esta la clave de mi error. Fui demasiado visible, mi dedo se confundió y no acertó a oprimir el botón en el momento exacto. Y todo el mundo sabe que para esas cosas sólo hay un momento, único e irrepetible. Yo lo perdí y tú me descubriste; ya era demasiado tarde. Te habías movido y tus ojos me habían descubierto. Me mirabas.

No era eso lo que pretendía proteger de las garras del tiempo, de esos dedos que se encargan de tomar todo y marchitarlo. La mirada, tu mirada, lo llena todo. Tú, desconocido, cambiaste el significado de la fotografía. Sin siquiera pedirme permiso. ¿Cómo osaste?

Tus ojos se encargaron de aportar fuerza al instante. Pareces desafiar a quien está al otro lado. Eh, tú. Sí, tú. Fotografía... me.

Un desafío eterno. Tu mirada lo dice todo, y sin embargo no era lo que yo buscaba. No te acordarás de mi rostro, parcialmente tapado por la cámara. Para ti será fácil haber sumergido el recuerdo entre otros tantos. Pero para mí no. Es imposible olvidar unos ojos que atraviesan un objetivo y quedan ahí fijos para siempre. Para mí y para todo aquel que mira la fotografía.

No dejará de ser una mirada más, pero perturba. Porque es una mirada robada. Algo que yo no quería, que yo no buscaba. Y también son unos labios pronunciando unas palabras silenciosas, desafiantes, a pesar del cigarro que sostienen. Fotografía... me.

[Fotografía tomada el 13-4-11, Gran Vía (Madrid)]

3 comentarios:

Key dijo...

A pesar de todo, la fotografía sigue siendo preciosa y su significado connota algo más fuerte. Me gusta

Sidel dijo...

Me ha encantado el post, muy personal, muy original! me gusta ese color sepia-blancoynegro. Besos.

Sheikh dijo...

¡Sidel! ¡Cuanto tiempo! Gracias, la verdad es que disfruté mucho escribiendo en clave literaria lo que me sucedió al hacer esta foto ;). Por cierto, respecto a lo que me comentabas en otro comentario, tú tranquila, que ya leerás con tiempo la entrevista.

@Key: Gracias :)