miércoles, 23 de marzo de 2011

Crónica de unos premios anunciados

O mejor dicho, Crónica de la rueda de prensa de unos premios anunciados, emulando a García Márquez.


Hoy, 22 de marzo, he tenido la inmensa suerte de estar presente en la rueda de prensa en la cual Ediciones SM ha hecho públicos los nombres de sus ganadores para los concursos Gran Angular y Barco de Vapor a los medios. Esta mañana, tras varios meses de secretismo se desvelaban los nombres de ambos ganadores: Begoña Oro, por Pomelo y Limón (Premio Gran Angular) y Daniel Nesquens, por Mi vecino de abajo (Premio Barco de Vapor). Y esta tarde-noche, en la Real Casa de Correos, se realiza la entrega oficial de los galardones (a estas horas ya incluso habrá terminado).

Los que hayáis estado al tanto durante los últimos años de tamaño evento tal vez recordéis que antes el funcionamiento del concurso era distinto: se convocaba a los tres finalistas de cada categoría a la entrega de premios nocturna, y era allí donde se abría la plica por primera vez (sin que los ganadores supiesen que lo eran hasta ese mismo instante). Este año el funcionamiento ha cambiado: los ganadores ya sabían que lo eran desde hace unos meses, pues han estado preparando la edición de sus libros. Eso sí, todo en riguroso secreto, pues hasta la rueda de prensa de esta mañana ningún medio conocía los nombres ni las obras premiadas.

Si bien este nuevo método resta la emoción que suponía abrir la plica en la entrega de premios, cuenta a su favor con que el mismo día que se hacen públicos dichos nombres la novela está lista para salir al mercado. La fecha de salida está programada para el 26 de marzo (dentro de sólo cuatro días), pero gracias a la rueda de prensa cuento en mi poder con un ejemplar de cada novela premiada. Y aunque todavía no me ha dado tiempo de leerlas (obvio) tengo que deciros que su edición está muy cuidada, repleta de detalles (en el caso en concreto de la novela de Nesquens, es una obra de arte en sí misma).

Así que ahí estaba esta mañana: en la sala mixta de un hotel madrileño, acompañado de un trío de geniales compañeros tiramillotes, descubriendo quiénes eran los premiados en un entorno agradable donde podíamos servirnos café, zumos o incluso desayunar gracias a las bandejas que nos iba dejando el personal del hotel. Un lujo, sin lugar a dudas, y un aplauso para el departamento de comunicación de SM.

Pero claro, todo eso no significaría nada sin las palabras de Begoña Oro y Daniel Nesquens. Tras una breve introducción sobre la editorial, las metas que les impulsan a convocar los premios y las razones por las que estas dos obras salieron elegidas entre todas las presentadas, los propios autores nos hablaron de sus novelas, su argumento, curiosidades sobre ellas... para dar paso en último lugar a una ronda de preguntas. Ambos parecían algo nerviosos al principio, pero Begoña Oro ha sabido transmitirnos su alegría por el premio, su ilusión cuando comenzó a escribir Pomelo y Limón sin pensar que con ella podría ganar este premio... Sólo escuchándola varios de los presentes hemos notado el amor por las palabras que desprende toda ella, y esa vitalidad que cualquier autor de literatura juvenil debe impregnar en sus escritos. Es más, ella misma ha declarado ser un camello que nos entrega nuestras dosis necesarias de heroína a través de sus libros.


¿Cómo son las obras ganadoras? Mi vecino de abajo (Premio Barco de Vapor) está escrito en primera persona bajo el punto de vista del protagonista, un niño que descubre un día que tiene un nuevo vecino. Por lo que nos ha contado el autor y por el vistazo general que le he echado al libro, está repleto de humor e imaginación, pues al fin y al cabo retrata las múltiples posibilidades que acechan la mente del protagonista acerca de su nuevo vecino (cada cuál más fantasiosa). Parece que el tono literario es similar al de Manolito Gafotas (Elvira Lindo), aunque hasta que no lo lea no daré mi veredicto. La novela parece muy interesante y, como decía antes, la edición es un lujo: todas sus páginas (y cuando digo todas, digo TODAS) están repletas de dibujos a color de lo que vive el protagonista. Las puntas de cada página, curiosamente, son redondeadas, y la edición en tapa dura cuenta con una pequeña goma para cerrar el libro, al más puro estilo moleskine.

En cuanto a Pomelo y Limón (Premio Gran Angular) es una historia de amor y misterio. La portada imita una revista del corazón, lo cual ayuda a intuir hacia dónde se inclina el argumento. Jorge y María son hijos de mujeres famosas, y por tanto sufren el acoso de la prensa; cuando además surge el amor entre ambos, su vida dará un vuelco y les arrebatarán por completo su intimidad. Con estas palabras puede parece una historia simple, sin embargo no os equivoquéis: llevo 50 páginas leídas y la historia es un auténtico rompecabezas en el cual abunda el misterio y el desconcierto del propio lector, ya que se van mezclando las cartas que escribe María y los dibujos de Jorge con los extraños escritos de un personaje oculto realmente intrigante, pues apela a hechos del pasado, del futuro, e incluso al propio lector. La historia promete, pero es que además la edición también está muy cuidada e incluye los dibujos a color que hace Jorge, además de varios links a páginas de Internet. Porque en este libro la red juega un papel muy importante, y en ella nos podemos encontrar varios textos complementarios a la novela (entradas del blog de la protagonista e incluso conversaciones reales en Facebook con todos los personajes).

Hay muchas más cosas que me gustaría contaros; anécdotas, curiosidades... pero no será hoy. Más adelante os las iré revelando, aunque muchas me las guardo para cuando reseñe estas joyas que tengo hoy en mi casa, de unos autores que han compartido un pedazo de su mundo con todos nosotros. También a modo de curiosidad diré que al fin he podido poner cara (falso, porque ya había visto fotos suyas) poner voz (también falso, pues en su blog ha colgado un relato suyo en audio) ver en vivo y en directo por primera vez a una vieja conocida del que se esconde tras estas letras.

PD: Por si alguien se pregunta por las fotos de la rueda de prensa: llegarán, pero a su debido tiempo. Me gusta haceros sufrir un poquito.

5 comentarios:

Óscar Luis Mencía dijo...

Todo chachi piruli ;).

Jara Santamaría dijo...

Así que aquí estás :)!
chulísimo tu blog. he visto (y respondido) tu comentario
;)

Sheikh dijo...

@Óscar: ¡Y tanto!

@Jara: Bueno, la verdad es que el blog no es nada muy allá: soy muy vago y tardo siglos en actualizar. Además ultimamente utilizo más El Tiramilla para artículos y reseñas, y esto para reflexiones y tonterías varias xD.

Marina García dijo...

Hoy he visto unas fotos en el blog de Alba, Letras y Escenas, y menudas ediciones las de las obras ganadoras. Son preciosas ;) Un besote.

PD. Muerta de envidia me dejas, ojalá viviese más cerquita de Madrid.

Sidel dijo...

Que guay la entrega de premios de SM tuvo que estar genial! Me ha llamado la atención el libro de Begoña Oro, tiene muy buena pinta y parece original...me lo apunto!!! Queremos ver las fotos, jajaja. Besos.